Familias de Acogimiento en América Latina: Experiencias

Experiencia en Perú. Programa de Familias Acogedoras.

 

 

 


El Programa "Familias Acogedoras" se lleva a cabo en virtud de un convenio suscrito en mayo del 2007 con la Fundación Americana Buckner Internacional y con la participación del INABIF. El Programa busca hogares temporales para que niños y niñas en abandono moral y riesgo social puedan crecer y desarrollarse en el seno de una familia, que les brinde atención y facilite su desarrollo integral durante dos años, sin perder contacto "según el caso" con sus familias biológicas, que por el momento no están en condiciones de tenerlos.
Este programa, que se ejecuta con buenos resultados en Estados Unidos, en países de Europa y en los últimos años en Latinoamérica, evita que los menores permanezcan en los albergues, lo que afecta su desarrollo emocional cuando se trata de períodos prolongados.
Por el momento participan en el programa niños y niñas de 5 a 12 años de edad que viven en hogares del Inabif en Lima. Los requisitos para ser familia acogedora es ser peruano, tener entre 25 y 60 años de edad, casados o solteros, con tiempo para prestar atención al niño, no ser aspirantes a adopción y contar con el acuerdo de todos los miembros de la familia.
Las familias seleccionadas como acogedoras son capacitadas por profesionales del Inabif y de la Fundación Buckner, y estarán sometidas a supervisiones permanentes.

 

 

 

Testimonio:

 

Hace poco más de un año que Maricarmen llego a mi casa. Y ha sido la experiencia más maravillosa que mi familia y yo hemos vivido. Jamás imaginamos la riqueza de acoger a una persona totalmente desconocida. Solo teníamos la certeza de que cómo familia podíamos dar mucho. Al final debemos reconocer que somos nosotros quienes más hemos recibido. Maricarmen nos ha transformado a todos y nos ha permitido realizar algunos sueños. Su presencia nos ha humanizado y nos ha dado la oportunidad de apreciar mejor la vida. Ella, vino a completarnos a todos, porque hoy soy mamá, mi papá es abuelito, mi mamá es abuelita y mis hermanos los tíos que ella adora.

Decidir convertirnos en familia acogedora no fue fácil, al principio pensamos en todo, el espacio, el dinero, los cambios en la vida y todas las razones por las que posiblemente no deberíamos hacerlo, porque, sobre todo, teníamos mucho miedo. Pero hay algo más fuerte y más grande que ese miedo, los sueños. Nos imaginábamos, jugando, dando cariño, enseñando, compartiendo, riendo y aunque sabíamos que iba a ser difícil, estábamos convencidos de que podíamos hacerlo.

Para mi lo más difícil fue la parte administrativa, aquellos trámites interminables, papeles y exámenes que harían posible o no ser calificados como familia acogedora.

Cuando por fin me dijeron que si, tuve que seguir esperando: “un mes más antes de conocerla”. Terminaron siendo dos. Las primeras visitas fueron muy estresantes, yo ya la quería, igual que cuando quieres a un recién nacido, solo que la diferencia es que no estaba segura de que ella me iba a querer a mi, que me iba a aceptar, que nos íbamos a llevar bien y todas las cosas que uno da por sentadas normalmente.

El día que Maricarmen llegó a casa me di cuenta que no tenía zapatos que le queden bien, ni ropa para el día siguiente o pijama, así que fuimos de compras y me preguntaron "de que talla es su hijita?" y no tenía ni idea. Con el tiempo descubrí que no tenía ni idea de muchas cosas. Ha estado enferma? se ha caído? Tiene algo congénito? genético? que pasó en los primeros 7 años de su vida?

Este primer año no ha sido fácil, ha sido un año de adaptaciones, conocimiento y aprendizajes mutuos. No ha sido fácil, pero es genial. Hay días en los que no se que hacer, no entiendo porque se esta portando así y tengo miedo de hacerlo todo mal, pero la mayor parte del tiempo me siento agradecida, contenta y muy querida. No hay nada como jugar con ella y verla reírse, ver como aprende a leer, a escribir, a sumar, restar.

La vida no resulta ser como me la imaginé, en muchos sentidos es bastante mejor y en otros... bueno, tengo que seguir trabajando...
Vale la pena? Claro que si. Se vuelve más fácil con el tiempo? Creo que no. Pero me imagino que no es fácil con ningún hijo.

 

María Luisa Sertzen

 

 

 

Experiencia en Córdoba. Programa Nazaret Familias de Acogimiento Transitorio.

 

El Programa Nazaret es una Asociación Civil de la ciudad de Córdoba, Argentina, que promueve el derecho que tiene todo niño a la convivencia familiar. Desde que comenzó la convocatoria a la sociedad por los medios de comunicación, hace 12 años no hemos dejado de tener familias voluntarias que sienten y entienden el rol social que tiene la familia mas allá de su propio núcleo. Y estamos muy agradecidos por ello.             

 

El derecho a vivir en familia es uno de los derechos fundamentales para el desarrollo que está consagrado en la Convención de los Derechos del Niño.                          

 

Desde  Abril de 1997  hasta la fecha, se ha evitado por el acogimiento familiar, la  internación de más de 400 niños en instituciones del Estado.  También se ha posibilitado la adopción de 32 niños discapacitados, dentro de las 153 familias transitorias que recibieron y reciben a niños entre 0 y 12 años.             

 

En su modalidad de gestión externa articula con áreas administrativas del Estado específicas en relación a la niñez y con el Poder Judicial. En su gestión interna interactúa con un equipo multidisciplinario de profesionales, directivos y familias experimentadas. En la actualidad hay 17 niños y niñas en 16 familias los cuales tienen entre 4 dias y 7 años de vida. Su estadía ronda entre 3 meses y un año. Llegada la resolución son retirados para su reintegro familiar o para su adopción, y las familias si lo desean pueden recibir a otro niño.

 

Misión

La Familia Transitoria tiene como misión solidaria brindar amor, seguridad y  contención al niño/ña  en situación de riesgo social que esté temporalmente en su hogar.

Cuando un niño es separado de su propia familia tiene derecho y se le debe ofrecer una vida normal, es deciruna vida familiar que sea parte de la comunidad y no una institución que lo separe de la vida cotidiana.

El  compromiso es respetar y promover sus lazos de filiación, su propia historia. Contenerlo, escucharlo y permitirle crear nuevos vínculos promotores de una identidad sana para construir lo mejor posible su sentido de pertenencia a su familia y a la sociedad.

Sabemos que somos como muchas organizaciones en toda Latinoamérica que trabajamos con aínco y  entrega  porque nuestro niños y niñas mas necesitados nos están esperando. Saludos a todos.

 

Ruth Fontaine

Vicepresidenta

 

PROGRAMA NAZARET 
FAMILIAS DE ACOGIMIENTO TRANSITORIO 
Luis de Azpeitia 1655- Alto Alberdi
 
CP 5003. CORDOBA-  
REPUBLICA ARGENTINA 
TE: 0351+4881638/ 0054+351+4881638
 
info@programanazaret.org.ar  
www.programanazaret.org.ar


 

Familias en Colombia. Kidsave Colombia y Lazos Milagrosos

 

Con el propósito de restituir el derecho de los niños y niñas a disfrutar de la vida en familia se creó el programa Lazos de Familia para los niños y niñas entre los 8 y los 14 años que viven en instituciones de protección. El objetivo del programa es acompañar a estos niños y niñas en la construcción de su proyecto de vida, en el conocimiento de sí mismos, en su interacción con otros, en la comprensión de su entorno, ofrecerles cariño y orientación. Este programa se desarrolla en el marco del convenio de cooperación entre el ICBF (Instituto de Bienestar Familiar- Gobierno) y Kidsave.

 

Se buscan familias amigas, mentoras, acogedoras y promotoras. Los mentores visitan a los niños y niñas y establecen un vínculo, en el cual con su ejemplo de vida son un modelo, un referente definitivo para que niños y niñas que viven sin el cuidado de sus padres desarrollen habilidades y competencias que les permitan construir una vida mejor en ausencia de la familia.

 

 

La Familia acogedora tiene como meta establecer y brindar al niño la experiencia de la vida cotidiana en familia, inculcando valores primordiales, enseñándoles modales y maneras de comportamiento en la convivencia con otros. Ayudándoles a cumplir el sueño de todos los niños y niñas que se encuentran viviendo en instituciones, saber qué es eso de disfrutar y compartir en familia.

 

La familias promotoras o voluntarias son las familias que apoyan la consecución de nuevas familias, la organización de eventos, la búsqueda de oportunidades, son aquellas que acompañan las visitas de los niños a parques, museos, celebraciones, y que con su trabajo voluntario logran expandir la red de las familias amigas.

Para lograr relaciones exitosas y duraderas, Kidsave ofrece formación y asesoría a quienes estén interesados en ser parte de esta gran familia. Se espera que cada vez familias como la de Adriana se unan a este proyecto salvando la vida de un niño.

 

Testimonio:

"Adriana es una joven empresaria que decidió unirse a Kidsave para apoyar a Paola de 14 años. Ha asistido a varios seminarios para prepararse para ser una buena mentora. Se siente feliz de contribuir a la formación de Paola y entiende que se está convirtiendo en un referente de vida en un role model para esta joven que busca un camino acertado en su proceso de crecimiento, pudiendo construir su Plan de Vida."

 

Adriana dice: "Mi vida hoy tiene un sentido diferente, mi esposo Carlos, mi hijo Felipe y yo tenemos el don de regalar conocimientos individuales que se requieren para crear un proyecto de vida, estas bases son regalos que durarán para siempre". Añade Adriana emocionada.

 

Contactos del programa:

comunicacioneskidsave@kidsave.org.co

www.kidsave.org.co

 

 

Familias en Costa Rica. Casa Viva, Costa Rica.

 


“Casa Viva”, es una organización no gubernamental de Costa Rica, dirigida por Felipe Aspegren, quien se ha puesto en contacto con Relaf para contarnos su experiencia en San José.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Equipo de Casa Viva: Doña Ely, Susana, Sonia, Jodi, Mayra, Felipe y Mateo

 

“Hola amigos de Relaf,
Saludos desde Costa Rica.
Escribo con el propósito de compartir un poco de nuestra experiencia de acogimiento familiar aquí en Costa Rica. Junto con el PANI de Costa Rica (Patronato Nacional de la Infancia), hemos podido ubicar a 47 niños y niñas en familias desde octubre 2005, algunos por corto plazo y otros por largo plazo. En este año, hemos acogido a 23 niños. Actualmente contamos con 30 familias activas o en proceso de capacitación para ser familias de acogimiento. Contamos con un equipo de profesionales multidisciplinarios que apoyan a las familias y niños. Reclutamos las familias por medio de iglesias Cristianas locales, y la iglesia tiene un rol de acompañamiento con la familia y el niño o la niña. Estamos enfocados en el lado Este de San José, y en este año hemos podido llevar el programa/modelo al pueblo de Grecia con buenos resultados. Al 70% de los niños que salen del programa de acogimiento, hemos logrado que se reencuentre con su familia de origen. Otro 15% ha sido adoptado (por la familia Casa Viva u otra familia). Estamos muy motivados por las posibilidades futuras de ver el acogimiento como una gran parte de la solución nacional para los niños y las niñas que no tienen familias adecuadas. Por años, hemos contado a RELAF dentro de nuestro grupo de amigos y apoyadores, y queremos compartir con ustedes estas cifras que para nosotros son motivo de celebración. Que Dios les bendiga .Felipe Aspegren”

 


Olga, Josué y Elbert

 

 

 

MATILDE LUNA

Familias en Guatemala.

 

El desafío para dar cumplimiento efectivo al derecho a la convivencia familiar de todos los niños y niñas guatemaltecos, es muy grande. Enormes dificultades, sociales y políticas son obstáculo para el desarrollo de la niñez: el presidente acaba de decretar el “estado de calamidad” debido a, entre otras críticas cuestiones, la alta desnutrición infantil. Además de los aspectos mencionados en la nota Editorial de este Boletín. En ese contexto, un grupo de familias reunidas por el programa del gobierno “Familias Sustitutas” de la Secretaría de Bienestar Social coordinado por Víctor Reyes, logra acoger a algunos de los pequeños privados del cuidado familiar. Queremos presentarle a la familia Estupiñán- López, mamá acogedora Claudia, papá acogedor Venicio y el hijo de ambos Diego. Ellos alojan amorosamente a la niña Sandra Marina
en tanto se evalúa judicialmente su situación definitiva: incorporación a su familia de origen o integración en familia adoptiva. La familia ha abierto sus puertas y se ha mostrado complacida en compartir su experiencia en éste Boletín.

 

Tuvimos la oportunidad de conocer a la familia acompañada de la trabajadora social Marta Pixtún (en la foto abajo, con la niña en brazos) y la profesional de Unicef Dora Alicia Muñoz, quien sostiene la cooperación técnica al programa. En vísperas de la fecha patria guatemalteca, toda la familia estaba reunida en casa. La niña es muy simpática, se la ve saludable luego de haber iniciado su historia en desventaja: fue entregada por el juzgado a la familia para ser cuidada, ya que estaba “sola” en el hospital y sus condiciones de salud eran críticas. Claudia se sitúa desde su rol temporal, se siente importante en la vida de esta pequeña y es consciente de haber participado en dar la oportunidad de que esta niña cuente con una base segura para poder así tener un futuro mejor. Venicio, de profesión bombero, es quien tuvo la iniciativa de responder a la convocatoria de familias del programa gubernamental. Diego actúa como un hermano mayor: protege y ofrece nuevos juegos acompañando a Sandrita a descubrir el mundo que la rodea. Todos expresan como una bendición la llegada de la niña, y anticipan lo difícil que será el momento de la despedida. Sin embargo, la convicción de ser “familia sustituta” les permite transmitir de manera firme lo que consideran su misión: dar oportunidad de familia y ser “el puente” para que esta niña pueda crecer sana, fuerte, sensible, comunicativa. Se reconoce en la familia un muy buen trabajo de preparación y acompañamiento profesional del equipo.
Nos han expresado que se requieren más familias acogedoras, aplicando los criterios de temporalidad en la función, ofreciendo oportunidades de vivir en familia en tanto las instituciones deciden las soluciones definitivas para todos los niños y niñas guatemaltecos privados de cuidado parental. Mostrar sus expresivos rostros, nos ahorra palabras descriptivas de los vínculos establecidos en ésta familia de acogimiento con la niña y de esta con la profesional responsable del seguimiento.